01 noviembre, 2006

Sucede a veces


"Fue como si de pronto hubiera salido de la oscuridad. Soporté sólo un minuto esa feliz luminosidad, pero me dijo qué tenía que hacer."

17 comentarios:

Andy dijo...

Hola...
He quedado fascinado con ese libro.

Algunas frases son como si las hubiera escrito yo mismo...
Es como si estuvieras en mi cabeza, porque destaco lo mismo... exactamente esas 24 palabras.

Me ha encantado tu blog... es delicioso... pasate por casa cuando quieras... tengo siempre el mate listo.

Besos

A.-

El detective amaestrado dijo...

Mira lo que leí hoy, en palabras del poeta israelí Yehuda Amijai:
"la tarde se tumba a lo largo del horizonte y dona sangre".
La portada de ese libro me lo trajo a la cabeza

Zârck. dijo...

Siempre es importante decir algo más, porque es a partir de ahí donde se puede aprender algo.
Encantado de recibir tus visitas, pero prefiero las que dejan huellas a las silenciosas...

Saludos, sigilosos hoy, desde el Jardín.

pies diminutos dijo...

Mucha gente me ha recomendado este libro, me han hablado muy bien de él... algún día tendré que haceros caso...

Anónimo dijo...

Muy buen blog.
Y "El mar" es desde luego un libro extraordinario.

Enrique Vila-Matas

francisco aranguren dijo...

Desde la sección de silenciados (o silentes), en busca de lo luminoso también. De cara a la posible luz (acaso la de una estrella fugaz). Un beso.

princesadehojalata dijo...

Gracias, usuario anónimo. Nada más que un espacio dónde charlar. (Lo de la firma lo tomaré como un guiño, en un mundo donde todos nos escondemos detrás de un nombre que no es el nuestro. O sí.)
Francisco, que alegría tenerte por aquí, estrellas fugaces, estrellas para presidir la noche...en cuanto acabe Tokio blues me pongo con ellas. Un beso muy fuerte.

Selma dijo...

Buenos días, princesa. Quiero ir a Lisboa contigo, quiero ir al mar contigo, quiero ir a Tokio a oir blues contigo... O ya hemos hecho todo eso juntas? Estos días pienso que vivo, pero no me apetece vivir mucho. Llévame contigo al mundo de h-ojalá-ta-mbién mañana nos visite el sol.

princesadehojalata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
princesadehojalata dijo...

Querida Selma, tú sólo respira que de lo demás nos encargamos nosotros. Estoy practicando contigo el masaje cardíaco. No el médico, urgente y agresivo. Me refiero al masaje-caricia que deja brotar las lágrimas y las escucha. Mucho más curativo que el otro. El sol vuelve aunque parezca imposible. Y eso tú ya lo sabes. Y si no vuelve, fabricaremos uno. Conozco a un alquimista que nos ayudará.

princesadehojalata dijo...

Andy, a mí también me ha encantado El mar, emnpezando por la portada que comenta Detective. Lo de menos es el argumento; es lo que hay ahí, en el fondo, oscuro, desconcertante, esa crudeza tan real con la que nos habla el protagonista, lo que más me ha impactado y emocionado. Seguiré con Banville, eso seguro (creo, Piesdiminutos, que no te quedará otro remedio que leerlo).

Abrazos.

La lentitud dijo...

Caramba, pues si hay algo que no me gusta en este libro, es la portada. Es como si el colorido que tiene no encajara para nada con el contenido. Estoy completamente de acuerdo Princesa, a mi lo que mas me atrae de la novela es la voz de su protagonista, la forma con la que Banville nos la hace llegar.

princesadehojalata dijo...

Lentitud, he estado leyendo varias críticas de "El mar", transcribo aquí un fragmento de lo que escribe acerca del libro Francisco Casavella en El País: "John Banville hace algo completamente inesperado: concibe a través de su narrador un drama a contratiempo donde no importa tanto el modo en que se disponen las peripecias y los sucesivos golpes de efecto, sino el doloroso estupor que derraman. No es una historia de movimientos, sino de merodear en torno a las huellas de esos movimientos, un rastro de voces y gestos evanescentes cuya suma debería significar algo."
Un beso.

La lentitud dijo...

No conocía esa crítica -reconozco que casi no leo críticas de libros-. La última frase del fragmento que has traído aqui Princesa, me ha encantado. Gracias.

Angel dijo...

A veces cierta sordera no me permite escuchar.espero que algo quede.
abrazos

Angéline dijo...

Yo le incorporé hace tiempo a mi grupo de voces interiores. Como referente. Me alegra que te haya gustado. Un beso.

Gatito viejo dijo...

Leeré el libro. Parece delicioso. Gracias, Princesa. Un fuerte abrazo