14 noviembre, 2006

Lo que ví en Lisboa I.

Tranvias

Botánico

13 comentarios:

Angel dijo...

uhm me encató el colage de los tranvías.
Abrazos

princesadehojalata dijo...

Abrazos Ángel, gracias.

El detective amaestrado dijo...

Cuanta saudade...Que ganas de volver

pies diminutos dijo...

Qué pasada! Gracias por mostrarlo!

princesadehojalata dijo...

Creo que siempre tendré ganas de volver a Lisboa. Habrá que vivir con ello. Besote, detective.

Gracias a tí piesdiminutos. En breve colgaré algún collage más.

Gatito viejo dijo...

Maravillosoooo. Me han encantado estas fotografías. Conozco Lisboa y me entusiasma. Princesa, si puedes pon alguna foto más. Un abrazo

Angéline dijo...

Princesiña, en "El viaje vertical" de Vila-Matas te puedes volver a Lisboa, incluso a Oporto y a Madeira. Lo terminé hoy mientras comía, genio y figura el protagonista, un hombre de setenta y tantos años. A ratos me he partido de la risa. Vila-Matas me sienta bien. ¿Eres la chica de la sombra en la foto? Un beso.

princesadehojalata dijo...

Gatito, me hace muchísima ilusión que os gusten las fotos que hice. Gracias.

Angéline, "El viaje vertical" es un libro que un día comencé a leer y no sé porqué lo dejé (me estaba gustando, creo recordar..), tengo que retomarlo. Sí, soy la sombra de la chica. Besiños.

Olvido dijo...

Me gustan los travías en el aire.
Un saludo

Xavie dijo...

Hola Princesa,
Preciosos los collages. Sobre todo el de los tranvías aéreos.
Veo además que seguiste mi recomendación y pasaste por el Botánico. ¿A que es un sitio especial?. Toda esa decadencia...

Un beso,
Xavie

princesadehojalata dijo...

Un saludo Olvido. Gracias por venir, es un honor.

Si Xavié, allí estuve gracias a tu recomendación! pasé un rato fabuloso sacando fotos. Un beso.

Alex dijo...

Me gusta la foto de los puntos suspensivos y la flecha que apunta hacia la izquierda.

Fotografiaste tu sombra junto al tronco de una palmera. Verla produce una sensación extraña.

princesadehojalata dijo...

Me gustó lo de los puntos suspensivos y la flecha que llevaba al lugar más apartado del jardín, lejos de miradas de curiosos, no lo había visto nunca...