22 noviembre, 2006

Poema entre fotos

LOS OJOS

Me pesarán tus ojos
de aquí hasta la muerte.
La culpa ha sido mía:
yo no debí mirarlos.

Creo que cabe mi vida
en la esférica tristeza de tus ojos
que parecen de siempre estar mirando
tras la lluvia en el cristal de una ventana
otra lluvia, ya borrada. Otra lluvia.

Qué silenciosamente cabe un mundo en esos ojos
y me pregunto dónde terminan,
cuál es la orilla oscura del relámpago que guardan.
Qué antiguamente caen estrellas
al fondo de esos ojos,
qué justicia o qué barbarie o qué secreto
les dio tal vez la ingobernable luz del cielo.

Ahora que la noche será mi enorme casa
voy a llevar tus ojos oscuramente míos.
Con ellos, la luz será un recuerdo
íntimo y sencillo.

Quiero llegar a ellos sin peso, vaga forma
detenida un instante
en la amorosa memoria de su fuego,
sólo para hablar de ti,
para volver a estar en ti, contigo,
en esa última razón
de mí que son tus ojos.

Jorge Fernández Granados

7 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

No conocía a este poeta. Gracias por enviármelo a casa...

Gatito viejo dijo...

Tampoco yo conocía este poema. Me ha gustado mucho, especialmente estos versos: "
Creo que cabe mi vida
en la esférica tristeza de tus ojos
que parecen de siempre estar mirando
tras la lluvia en el cristal de una ventana
otra lluvia, ya borrada. Otra lluvia."
Un saludo

La lentitud dijo...

Hace unos meses una persona me envió este poema de Jorge Fernández Granados:

"Un esplendor oscuro bajo el deleite de profanarte
esta noche de cristales de algún fulgor desamparado
sobre la súbita espesura de tu más profunda carne.
La inocencia es el licor que, sorbo a sorbo, embruja las manos
sin otro ultraje que el más profano silencio de buscarte.
Una misma pasión de hervorosos tigres de luz y mármol
cazando en el fino fermento de la luna una oración
que nos da, grávidos de muerte, su pureza más atroz."

Me pareció algo trasnochado. Por curiosidad busqué en la red más poemas suyos y descubrí una poesía trasnochada y excelente.

Pamplinas dijo...

No conocía Jorge Fernández Granados, muchas gracias por abrime este nuevo sendero.
El poema precioso... sobre todo porque me ha hecho recordar unos ojos de los que fui desterrado, pero cuando llegó la oscuridad...

"...
voy a llevar tus ojos oscuramente míos.
Con ellos, la luz será un recuerdo
íntimo y sencillo."

Muchas gracias por contribuir a evocar este bello recuerdo.

Angel dijo...

perderse en tus ojos
para siempre.
Abrazos

pies diminutos dijo...

Es un poema precioso... el motivo de los ojos es ancestral y siempre nos cautiva. Gracias por mostrarlo!

princesadehojalata dijo...

Uy Lentitud, a mí ese poema que te enviaron me resulta demasiado barroco, me pierdo entre sus letras.
Gatito, a mí también me gustan especialmente esos versos (esos y los cuatro últimos). Me gusta que coincidamos.
Un placer detective.
Otro placer Ángel.
Pamplinas (casi Pamplona, vaya), lo bueno del destierro es que allí también hay ojos dispuestos a mirarle a uno.
Piesdiminutos, gracias a tí por tus comentarios, estos días estuve escuchando un CD de Ángel González recitando sus poemas y te recordé.
Besos a todos.