28 septiembre, 2010

De ti


Quiero llevarte
y que me lleves tú a mí,
de la manera que se dice que las voces se transmiten por el agua.

Justo esta mañana desde la orilla,
era capaz de oír a dos personas hablando tranquilamente
en un bote de remos en el alado opuesto del lago.

Hablaban de pesca,
entonces uno cambió de tema,
y, te lo juro, comenzaron a hablar de ti.

BILLY COLLINS


Hoy ha sido un día de pijama y sofá, sumando puntos para conseguir el título de anacoreta profesional. Me he probado el vestido de hojalata, me he visto en el espejo, por delante, de lado. He pensado que tengo que coserle uno de los puños y ajustar la cintura. Me lo he quitado, he vuelto al pijama, al facebook, he entrado en las páginas de los principales periódicos, en la del hola, he mirado qué tiempo va a hacer, he revisado las ofertas de Vodafone -definitivamente me cambio-. He zapeado en la tele y dentro de mí y sólo he encontrado un canal que me da miedo sintonizar, que me va absorber, lo sabía. He vuelto a pensar en mi título de anacoreta y en que hay que ver, así pasen mil años, siempre funciono igual. Y te llevado conmigo todo el tiempo, como esa voz por el agua, como mis pies arrastrándose por el pasillo, cada vez más largo, más lejos...

Foto: princesadehojalata

10 comentarios:

troyana dijo...

Princesa de Hojalata,
me ha gustado mucho el poema,y la entrada que la acompañas me ha parecido como si la hubieras escrito en Enero,me ha sonado a renovación,a nuevas tareas o a retomarlas con aire fresco,con ese aire nostálgico de cierre con la playa,que suena a querencia por algo/alguien que te falta-
bs

Angéline dijo...

Dentro de treinta años los planteamientos serán distintos, lo veo a diario. Buscarás un canal interior para conectar contigo misma, una explicación al proceder de todo lo que te rodea y sientes, una complicidad íntima que te ayude en el día a día y con todos los proyectos que quieres llevar a cabo. Llegarás a una placidez que parece pactada con el universo de la edad y cada mínimo detalle será importante y destacable. Sin barreras, sin muros alzados, la vida pura y dura, focalizando lo realmente interesante porque por el camino has visto lo importante que es el tiempo como para desperdiciarlo. No esperes treinta años, Princesiña. Creo que tu traje de hojalata, el mío de hielo y otros trajes amigos que hacen de escudo y nos protegen están bien para la época de ataque o resistencia pero personalmente, en la búsqueda de la felicidad, soy partidaria de ir a pecho descubierto, visualizando en todo momento lo que necesito, dejándole espacio para ser. Te envío un abrazo de colores, largo y envolvente. Y fuerza.

Chico Luciérnaga dijo...

A mí me suena a un retiro delicioso por lo efímero. Quizá, y desde mi humilde percepción, hay que disfrutar también de estos momentos de heremita... porque es cuando descubres de pronto un canal que no habías visto.

marcela dijo...

Me parece un planazo, incluso estar contigo misma. Paso muchos días así y sé de qué hablo.
Preciosos poema, bonita foto y la atmósfera es de pijama, de sofá de encontrarse. Lo único que no me ha parecido bién es lo de Vodafone. Todas son iguales.
No vayas fuera...

AdR dijo...

Mira, yo, a estas alturas, todavía zapeo dentro de mí. No paro, oye...

Besos

francisco dijo...

Yo he sido anacoreta muchos años. No te acostumbres a hacer pasillos. Si te aburres, vente al Sur. Aquí el tiempo invita a las terrazas, para conversar y compartir las nubes y la temperatura. No guardes ausencias. Vente. O llámanos e iremos.

alex dijo...

El largo recorrido siempre conlleva fantasmas. El recorrido corto, el de los pasos sin medir, es el no simétrico. Y el no simétrico, como bien es sabido, tiene las de perder. Pero tiene también una carta a su favor: tiene fe y es real. Suficiente, a veces...

El Aviador Capotado dijo...

Princesa. Vente a Tánger. El sufísmo es más interesante y nada angustioso.

Francisco: Lo de llámanos e iremos…???? Se nos ha escapado la primavera y el verano sin hacer el guateque que nos prometíamos. Aquí tengo el tocadiscos a los Bravos, Sirex, Mustang, Salvatore Adamo, Antoine con su famosa elucubraciones y demás.

NoSurrender dijo...

Yo también me siento cada vez más lejos del mundo, más cerrado sobre sí mismo. Pero lo que más me preocupa es que me gusta.

Cuánto tiempo sin pasar por aquí... me gusta.

princesadehojalata dijo...

Troyana, creo que se acerca bastante a la intención con la que lo escribí. Impulso otoñal, querencia por algo que falta...sí, sin duda es así. Beso grande.

Hadiña, ayer precisamente vimos Lo que queda del día y después hablamos de eso, de la pena que produce la gente que no se atreve, que deja pasar la vida sin quitarse el traje...puede ser una tentación en algunos momentos y hay que tenerlo presente, aunque como dicen el Chico Luciérnaga y Marcela (me cambié a Vodafone), refugiarse temporalmente en esos momentos puede ser enriquecedor. Saber cuando deja de serlo y se convierte en un problema es el arte de vivir, supongo...Beso enorme.

Adr, y espero que no dejes de hacerlo, es un buen método para seguir escribiendo! Besos!

El sur...iré a veros Francisco, pero tranquilo, que aburrirme no me aburro :) Muchos besos.

Alex, qué críptico te encuentro, madre mía, y yo que presumo de conocerte bien...sin palabras me he quedado. :o (y besitos)

Aviador, más al sur todavía...Tánger...no estaría mal...On verá!

NoSurrender, cuidado! eso es lo peligroso, que gusta. Pero eso ya lo sabes. :) Un abrazo.