06 febrero, 2009

Volver a mi nombre

Justo ahora que ando pensando en mudarme al interior de mí misma compruebo que mi ordenador ha hecho lo mismo. No consigo apagarlo, no admite discos ni otros dispositivos externos. Está enfrascado en actualizaciones y sólo me permite (hasta el momento) acceder a esta página que me mantiene en contacto contigo. Mi ventana azul por la que respiro palabras.
También ha abierto una página de word y escribe en arial 12: en tiempo de desolación no hacer mudanza en tiempo de desolación no hacer mudanza en tiempo de desolación no hacer mudanza en tiempo de desolación no hac


autorretrato

26 comentarios:

Cannán dijo...

Hago un ejercicio para olvidar mi nombre, revistiendome para lavar el usado...
Aquí en la ventana azul donde no se hacen mundanzas en tiempo de desolación...enucentro que es un buen consejo...lo siento ya lo he hecho...pero todo se encuentra a su tiempo.

Un abrazo

Angéline dijo...

Quería dejarte la palabra más bonita del mundo pero tenía mis dudas. Me gustaba “frágil”, “suave”, “prístino”, pero también “inmune”, “entregado”, “firme”. A falta de algunas palabras que no acababan de salirme me revoloteaban otras por la mente “amistad” “mástil” “incondicional”. También las irreprimibles ganas de enviarte un abrazo de nuestro catálogo, el “envolvente”, mejorado de fábrica esta temporada. También quiero dejarte una canción, la que más me gusta de Janis, la mejor para un viaje interior. Un beso grande

http://www.youtube.com/watch?v=C3Fzql-3_zM

princesadehojalata dijo...

Abrazo envolvente...ese sale en primavera, no? me dicen en el departamento que lo tienen casi a punto. Besos hadiña.

Cannán, bienvenida a mi ventana azul, nos hemos encontrado a tiempo entonces. Estamos de rebajas, pero ya ves que para la primavera tenemos unos abrazos que sientan muy bien.

Los viajes que no hice dijo...

En tiempo de desolación hay que abrir las ventanas...

desconvencida dijo...

En tiempo de desolación no hay que hacer mudanzas, pero una escapada de unos días te sentará muy bien (si el tiempo lo permite, yo me temo que hoy no sé si podré cruzar la autovía). Un abrazo...

Odiseo de Saturnalia dijo...

El tiempo de desolación pasa, transcurre en lo que en ese momento piensas que es la nada...

El tiempo es cambiante a pesar nuestro, no lo dudes...

Además, muta tan facilmente, que una simple brisa del viento o un abrir y cerrar los ojos es capaz de transformarle.

Belén dijo...

A ti te apetece hacer la mudanza?

Pues no le hagas caso al ordenador...

Besicos

(* dijo...

Pues yo creo que, a veces, en tiempos de desolación las mudanzas pueden ser muy provechosas.

:)

Un dulce beso.

NoSurrender dijo...

la única mudanza válida es la interior, la renovación. Pero esa mudanza no depende de nuestra voluntad sólamente.

Besos!

Bel dijo...

Sea lo que sea lo que esté pasando, puede que estés desolada pero no sola.
Recibe un abrazo muy muy fuerte.

AdR dijo...

Si yo te contara la de mudanzas que he hecho en tiempo de desolaciones...

¿o era que me caían desolaciones en tiempos de mudanzas?...

La verdad es que podrían ir cogidas de la mano. Me gusta el Word de tu ordenador.

Besos.

Mariano Zurdo dijo...

Sólo se me ocurre dejarte un abrazo largo y cálido.
Besitos/azos.

Selma dijo...

Desolación empieza por des, como desintoxicación. Mudanza empieza por mu, como muleta.
En tiempo de desintoxicación, aquí tienes una muleta.
Recuerda que a ti te toca hacer de muleta de la muleta... se llamará esto una hermuleta bucle? Besos!

Irreverens dijo...

Ando algo perdidiña. Resulta que no me funcionó el feed éste y acabo de leerme tus dos últimos posts de corrido.

Algo tocada me has dejado, aunque no sé muy bien qué decirte ahora mismo.

Un beso

princesadehojalata dijo...

Les habla (escribe) el ordenador de princesadehojalata. Me ha pedido que lleve las riendas de su mundo durante unos días mientras hiberna dentro de su vestido de hojalata ahora transformado en caparazón. Del balazo (el de la foto) va mejor, no sabíamos que la hojalata pudiera sangrar.
Ha dejado un par de entradas preparadas que colgaré estos días. Bueno, la próxima entrada es de mi cosecha, como verán por el tono. Sucedió un día en que ella me llevó a su trabajo.
A continuación transcribo unas palabras que princesadehojalata ha dejado para ustedes:

Irre, a veces el mundo de hojalata es un poco surre. Te acostumbrarás (espero!) El cuento pendiente sigue en formol.

Selma, hermuleta!! Eres genial (Ya me he tomado el neobrufen).

Mariano, gracias por el abrazo,con la hojalata se pasa mucho frío a veces.

Adr, has visto que arial más raro? ;) lo pillaste.

Bel, siempre tan cálida, no te preocupes, desolado está el ordenador, yo sólo estoy hibernando en el interior de mí misma.

Nosurrender, qué interesante lo que dices: la mudanza no depende sólo de la voluntad...qué cierto, sería más fácil si así fuera, pero no, a veces sólo hay que per-ma-ne-cer. Ahí. Y ver por dónde (coño) se abre la vida.

Me voy a mudar a tu luna (*, creo que si cojo postura y me meces un poco dormiré bien.

Belén ,como ves no le hecho caso y debido a mi mudanza lo he tenido que poner a trabajar para no dejar sólo el mundo. El mundo de hojalata, me refiero ;)

Odiseo, muta tan rapidamente como lo que tardo en leer tu mensaje. Mil gracias.

Desconvencida, como me dijo Selma: "deberían prohibir los trenes de vuelta".

Pues eso, viajes, te hago caso y dejo abierta esta ventana por la que puedo veros a todos.

Besos a todos, gracias.

Sayuri dijo...

En tiempo de desolación parece que todo se vuelve otra cosa, otro mundo, que solo tenemos esas ventanas azules, ese teclado que escribe como quiere en el Word…
Pero los tiempos de desolación, la sangre de los disparos al corazón, las mudanzas… todo pasa en un tiempo.
El tiempo del cambio, de la esperanza y la fe, que acaba con la desolación.
Un beso que traspase la hojalata

El peregrino dijo...

El nombre es algo que se descubre. Una lástima que tantas veces no pasemos del nombre que nos dan los otros.
Linda foto. Y feliz búsqueda.

Tatenen dijo...

Pues en ese balazo yo veo un verde esperanza. ¿Tú no lo ves? Como ya te ofrecen una muleta, yo si quieres te puedo dejar un poco de colirio, para arreglar esa vista...
Un beso. Y que sepas que llevo puesta tu chapa.

Mamá dijo...

¿Está triste mi princesa? Ánimo, preciosa, que tú vales más que nadie. Ya sabes que después de la noche, siempre amanece. Aquí me/nos tienes para lo que quieras; y te puedo llevar en la maleta.
Gracias mil. Besos grandes.

princesadehojalata dijo...

Hola, aquí de nuevo el ordenador de princesadehojalata, les dejo estos mensajes de su parte:

Sayuri, ya me ha llegado ese beso. Mil gracias.

Bienvenido peregrino, sigo buscando dentro de mí.

Si, el verde también lo veo, Un beso Tatenen, un honor recibirte en mi mundo!!

Mami, no estaría mal que me llevaras en esa maleta, quiero sol!! Gracias a vosotros, para siempre. Un montón de besos.

IN PERDIBLES dijo...

¿A mí me toca hacer mudanza ahora? Mudanza real... uf.
Me da como una galvana tremenda que a veces llega a desolación. Todas las mudanzas creo que son algo desoladoras.
Es como si me echaran de mi casa...
En fin, que ya he hecho mucha limpia, de trastos que se alojan en armarios y cerebro. Pero ¿cómo empaqueta uno los recuerdos de tantos años? ¿Se quedarán pegados a las paredes, como viejos papeles pintados que forman capas y que un día alguien arrancará a jirones? No sé.

Muak!

princesadehojalata dijo...

Ánimo con la mudanza, los recuerdos irán contigo, son in-perdibles como tú (perdón el chiste fácil) y saldrán de vez en cuando en algunas de esas críticas de cine que escribes tan bien en tu blog.

IN PERDIBLES dijo...

Gracias por los ánimos, pricensadehojalata, en realidad somos dos los que escribimos el blog, gracias por la parte que me toca...
suerte también con la rebelión de los ordenadores...

vitruvia dijo...

Hace ya tantos días de todo esto que no sé que comentarte.
¡Hace ya tantos días que tengo 39....!
No me hagas caso.....

francisco aranguren dijo...

Ahora que el frío se va a pasar, que va a salir el sol de nuevo, que llega la primavera, todas las heridas pueden curar y hasta los ordenadores -que hibernaban- pueden volver a la vida. Quiero verte en el parque esta privamera. Un beso grande.

Alex dijo...

El autorretrato transmite tristeza. No es malo, pero procura que no dure.