13 agosto, 2008

Sincerely, L. Cohen

En el documental I´m your man se dice de Leonard Cohen que puede pasarse un año mirando una canción, que espera sus canciones mucho tiempo. Él mismo lo reconoce en un momento de la charla: "Si tu destino es ser este obrero llamado compositor, sabes que tienes que ir a trabajar todos los días pero también sabes que no lo lograrás todos los días". El documental es una larga entrevista realizada al propio Cohen e intercalada por comentarios de amigos y por versiones de sus canciones que interpretan varios artistas en un concierto-homenaje. Algunas son preciosas, como ésta:

Everybody knows- Rufus Wainwright
Leonard Cohen es, a sus 73 años, un sabio y por eso dice cosas así : "A veces, cuando ya no te sientes el héroe de tu propio drama esperando victoria tras victoria y entiendes que esto no es el paraíso, comprendes que es mucho más fácil vivir cuando no estás esperando ganar."
El momento que más me ha gustado del documental es cuando Cohen lee el prefacio que escribió para un libro suyo de poemas -Hermosos perdedores- que se tradujo al chino:
"Estimado lector. Gracias por venir a este libro. Es un honor y una sorpresa que los pensamientos frenéticos de mi juventud sean expresados en caracteres chinos. Agradezco sinceramente los esfuerzos realizados por el traductor y los editores por llevar este trabajo hasta usted. Espero que lo encuentre útil o entretenido.
Cuando era joven, mis amigos y yo leímos y admiramos a los antiguos poetas chinos. Nuestras ideas de amor y amistad, de vino y distancia, estuvieron muy influenciadas por esos poemas. Así que podrá entender, estimado lector, lo privilegiado que me siento de poder pastar, si quiera por un momento y con tan importantes credenciales, en las inmediaciones de su tradición.
Éste es un libro difícil aún en inglés si se lo toma con demasiada seriedad. Le sugiero que se salte las partes que no le gusten. Quizás haya un pasaje o incluso una página que resuene con su curiosidad. Después de un tiempo, si está suficientemente aburrido o en el paro, quizás quiera leerlo de principio a fin. En cualquier caso le agradezco el interés por esta rara colección de ritmos de jazz, bromas de arte pop, arte religioso barato y plegaria ahogada, un interés que indica a mi parecer una generosidad bastante descuidada, si bien muy conmovedora por su parte.
Hermosos perdedores se escribió al aire libre, entre rocas, malezas y margaritas, detrás de mi casa en una isla del mar Egeo. Viví allí muchos años atrás. Fue un verano de calor sofocante. Nunca me cubrí la cabeza. Lo que tiene en sus manos es más una insolación que un libro. Estimado lector, por favor perdóneme si le hice perder el tiempo."

Brillante, divertido, elegante, seductor. Un gentleman.
Todos tenemos nuestra canción de Leonard Cohen. Ésta es la mía:


19 comentarios:

Eduardo dijo...

Existe en Lisboa un edificio decadente en medio de una zona industrial poco industriosa con una enorme librería y varias salas de cafeteria y exposiciones. En ella, en una sala de te que parecia un jardin decimononico por el que habían pasado los años tal cual, me tragué una hora y media de Cohen, con un té y varios libros. Mi momento del mes. Besos...

Bel dijo...

Querida Princesa:
Aquí estoy para cumplir mi promesa (con rima incluida).
Antes déjame señalar cuánto me gusta tu entrada. Sin embargo, me he puesto a pensar y pensar y creo que no tengo una, sino varias canciones. Muchas gracias por recordarnos al seductor caballero.
Sobre Praga:
Como irás en septiembre, cuando ya se habrá apaciaguado el número de turistas (tengo que decir, sin embargo, que el visitante de Praga me ha parecido extremadamente civilizado)puedes recorrer sin miedo todos aquellos lugares que recomiendan las guías turísticas. Y también, sin miedo, perderte por todas las calles y callejuelas. A algún lugar saldrás, probablemente más hermoso que el anterior, pues Praga es de una belleza tal (y está tan cuidada, limpia y luminosa) que en algunos momentos incluso se añora la belleza de una calle triste, gris y maltratada como las que se pueden encuentrar en mi ciudad. Claro, estoy hablando de los barrios que componen el territorio del turista. Me imagino que muy distinto sería acercarse al extrarradio... pero no era ésa mi intención y supongo que tampoco la tuya.
Después de visitar mil iglesias y conventos de la ciudad vieja y otros (como el de Santa Inés) a cual más impresionante, te recomiendo un paseo por el barrio judío y sus sinagogas.
El célebre puente Carlos me decepcionó, básicamente porque no pude verlo. Ahí es donde se concentra todo el turisteo que, por muy civilizado que sea, no deja de ocupar espacio.
Mucho más modesto, el puente Legif, que une la llamada Ciudad Nueva (que también es vieja) con Mala Strana, es una auténtica maravilla. Comienza frente a dos de mis edificios favoritos: El café Slavia y el Teatro Nacional.
El primero es uno de esos cafés tradicionales que no hay que perderse (en las guías los encontrarás todos). Yo le añadiría el del Hotel Europa, donde dicen que Kafka leyó en público sus trabajos. Está al lado de la Casa de Seguros en la que trabajó.
El segundo, El Teatro Nacional no es ni el más bonito, ni el más interesante de los edificios. Es más, es de los pocos cuya fachada gris empieza a restaurarse ahora (todas las demás están relucientes), pero tal vez precisamente por eso, me hechizó su belleza semioculta, pero a la vez dibujada nítidamente en la luz de Praga, una luz maravillosa.
También está el castillo, lugar de peregrinación turística obligada. Y el museo de Kafka entre otros. Es un museo nuevo y, para mí, imprescindible. No contiene demasiados objetos. Es su estructura, hecha de laberintos y cajones que intenta suspuestamente introducir al visitante en la imaginación kafkiana lo que resulta interesante.
La desconocida obra de Mucha, posterior a París, los conciertos, los restaurantes de comida tradicional que no han sido todavía tomados totalmente por los turistas como el U Pinkasu. Me sorprendió ver una calle dedicada a Neruda. Luego me enteré de que el proceso había sido inverso. Fue Neruda el que había tomado el seudónimo de un célebre poeta checo cuya existencia yo desconocía.
Por casualidad, callejeando (repito, creo que es el mejor modo) un día me encontré delante de la casa donde había nacido V. Holan, maravilloso poeta al que poco antes de mi partida Nuria había dedicado una entrada en El rascacielos.
Y, para quien le agrade, una curiosidad que no viene en las guías.Praga está lleno de joyerías a precios muchísimo más baratos que en España.Turistas que lo saben, sobre todo orientales, entran y salen de dichos establecimientos con evidentes muestras de satisfacción.
Como mentó una de las personas con las que viajé, los praguenses aman las piedras sobre todo, y eso no se ve sólo en sus maravillosos edificios, sino en sus esculturas que pueden aparece en los lugares más imprevistos.
Podría decir mucho más, pero no es éste el propósito. Faltan, claro, como ya señaló Olvido, los paseos a lo largo del río. O por la noche, si hay luna mejor, en el puente Legif.
Un beso y feliz viaje, princesa.

Adúlter dijo...

Yo tengo varias. No sabría elegir:
Field commander Cohen.
History of Isaac.
Bird on a wire.
Dance me (to the ende of love).

unque, pensándolo bien, sí que sabría
(aún no abrí la tuya):
Chelsea Hotel #2.

PEGASA dijo...

Vaya que bien ya sabemos a donde irás posiblemente de vacaciones a Praga que bonito tiene que ser. Leonard Cohen siempre me recordó a los primeros video clip que veía cuando era una chiquilla que nos ponían los sábados por la mañana en el programa de "la bola de cristal" con su voz ronca y sus trajes serios ya por aquel en entonces con sus canciones intimistas que luego utilizaron grupos españoles para hacer sus propias versiones en la generación de los 80. Caray que tiempos aquellos.jaja. Por lo menos creo que nos divertiamos más que ahora los niños con tanta videoconsola y no jugar con otros niños. Que te diviertas en tus vacaciones.

(* dijo...

Me ha encantado, ese prefacio para la traducción china, y luego, sobretodo, esa idea de mirar la canción, incluso ¡¡durante un año!! Como una fruta que espera a madurar para caer del árbol. Sólo así se entienden los sabrosos resultados finales.

Dulces besitos.

Los viajes que no hice dijo...

Yo tengo una, por supuesto, pero la oí primero cantada por otro que no era él, por Jeff Buckley. El Hallelujah. También, sobre todo, poemas.
Con Cohen me pasa como con Tom Waits: no sé dónde comienza la música y acaba la poesía. O al revés.

Mondo Gitane dijo...

Todos tenemos nuestra canción de Pedro Guerra. Y nuestros posts de risa.

elshowdefusa dijo...

"A veces, cuando ya no te sientes el héroe de tu propio drama esperando victoria tras victoria y entiendes que esto no es el paraíso, comprendes que es mucho más fácil vivir cuando no estás esperando ganar."

Qué bien llegar a ese punto...

Divina nena dijo...

Dance me to the end of love, y es muy arriesgado, cuando has crecido escuchando a Cohen, es lo que tiene ser hija de padres hippies-progres :-)

Me ha encantado esta entrada, acertada, como todo lo que publicas. Aprovecho para darte mi enhorabuena por tu blog, me tiene enganchada...

princesadehojalata dijo...

Me gusta esa foto que describes Eduardo. Recuerdo que cuando estuve en Lisboa me empeñé en ir al rincón más bonito (o más triste, es lo mismo en realidad) del mundo para Enrique Vila Matas. Era el jardín del museo de las janelas verdes. Has estado? Es un lugar elegante y algo decadente, como Lisboa.

Bel, gracias por tomarte el trabajo de contar tan bien Praga, casi me da vergüenza decirte que en el penúltimo momento hemos tenido que cambiar Praga por Londres por ajuste de días...me entran ganas de pedirte que me cuentes también Londres (ciudad que conozco), pero claro, sería un abuso...
Un beso fuerte.

No sé si sabes Adulter, en el docu lo dicen, Chelsea Hotel está dedicada a Janis Joplin, con la que tuvo una historia en ese hotel. Historia de las que se cuentan en tu blog, no en éste, que es muy decente ;)

Pegasa, ayer mismo veíamos el primer capítulo de La bola de cristal, que puede verse en la web de rtve. Qué tiempos si...pero éstos tampoco están mal. Sobre las aficiones de los niños de ahora, creo que deben hablar ellos, no sé qué pensarían nuestros padres de La bola o del sabadabadá. Al niño lo que es del niño. O algo así.

(* el prefacio es genial. Bono dice en un momento del docu que todos ellos se quedarían con lo que Leonard Cohen desecha...pelín exagerado, pero es cierto que es un poeta, como dice Losviajesquenohice. Hay una versión del Hallelujah también de Wainright, también estupenda, échale un vistazo.

Mondo gitane, no sé porque sigues viniendo por aquí.

Fusa, otra frase de Cohen: " Me dieron el título de poeta y quizás lo fui durante un tiempo. Me dieron también el de cantante aunque apenas podía llevar la melodía." Qué bien llegar a ese punto sí...

Divina nena, esa canción es preciosa. Gracias por lo que dices, te visito con frecuencia aunque (todavía) no haya escrito en tu blog.

Anónimo dijo...

Princesa:
Hace casi veinte años que no he estado en Londres (y no sabes cómo te envidio porque es una ciudad que no me impactó en absoluto,pero que después, lentamente, me enamoró del todo y ya se sabe que son estos los amores más sólidos)así que me tendrás que contar tú todo sobre ella.
Abrazos,

Bel

princesadehojalata dijo...

Lo haré Bel, pero ya sabes que tengo la cabeza llena de nubes...

tarta de manzana dijo...

Creo que me voy a ir a la Universidad de Lisboa algunos meses, así que apunto el lugar que recomiendas. ¿Algún sitio más?

A cambio te recomiendo un disco compuesto por Cohen y que es una verdadera maravilla: ANJANI, Blue Alert. Te encantará.

Me gustan todas esas versiones que comentáis, las de Jeff Buckley y también las de Rufus Wainwright. Rufus también hizo una de Aleluya. Pero mi versión preferida de esa canción siempre será la de Enrique Morente. Oirlo cantarla en directo es escalofriante.

Espero que hayas tenido un buen verano.

ángel dijo...

Gracias por recordar y compartir esta evocación no exenta de nostalgias, al menos para mi, de este poeta y músico canadiense universal.


Saludos...

princesadehojalata dijo...

Tartita, recuerdo una terraza en el barrio de Alfama, en lo alto, junto a una iglesia. La vista de la ciudad al atardecer, con todos sus tejados rojos, es uno de "esos momentos". Te escribo mientras escucho la versión de Morente que recomiendas, impresionante. Besos.

Gracias a ti Angel, me gusta mucho tu selección de poemas de septiembre, como dedicada a viajeros que vuelven a casa. Mas besos.

ella y su orgía dijo...

Hola, princesa de hojalata. He llegado hasta su principado siguiendo tu rastro en el blog de Dr. Lecter.
Leonard Cohen es Dios, uno de los tres pilares de mi particular santísima trinidad, así que gracias por este post.

Besos orgiásticos

princesadehojalata dijo...

Leí por alguna parte que Dios toca el 12 de diciembre en Granada. Eso sí que sería orgiástico.

Alex dijo...

La autentica victoria, de eso no tengo ninguna duda, es querer a alguien desesperadamente. No ocurre casi nunca, pero merece la pena la búsqueda. Y a veces se da el prodigio. Lo demás no importa, si alguien te quiere de verdad siempre estará. Un milagro.

Cohen es un tipo especial, totalmente tronado, como debe ser, que cambia de opinión en cuestión de minutos. Ahora que está arruinado ve las cosas con un tono verde. La vida a los 74 años.

princesadehojalata dijo...

Estoy de acuerdo, Alex. Medimos la vida con los mismos parámetros.

Cohen es genial. En septiembre lo veré en Bilbao, desde la fila 5. Según un amigo es la fila ieal para disfrutar de él, los efluvios de su edad sólo llegan hasta la fila 3. Tengo muchas ganas de verlo.