23 octubre, 2007

Mal de ausencia


Desde que tú te fuiste, no sabes qué despacio
pasa el tiempo en Madrid. He visto una película
que ha terminado apenas hace un siglo. No sabes
qué lento corre el mundo sin ti, novia lejana.

Mis amigos me dicen que vuelva a ser el mismo,
que pudre el corazón tanta melancolía,
que tu ausencia no vale tanta ansiedad inútil,
que parezco un ejemplo de subliteratura.

Pero tú te has llevado mi paz en tu maleta,
los hilos del teléfono, la calle en la que vivo.
Tú has mandado a mi casa tropas ecologistas
a saquear mi alma contaminada y triste.

Y, para colmo, sigo soñando con gigantes
y contigo, desnuda, besándoles las manos.
Con dioses a caballo que destruyen Europa
y cautiva te guardan hasta que yo esté muerto.

LUIS ALBERTO DE CUENCA

(Cámbiense las os por as femeninas singulares. Y el Madrid por Pamplona. Y lo tenemos.)


Me gusta tener tiempo libre, que un catarro me retenga en casa para poder pasar la tarde pensando en ti. Dibujarte en el aire. Reconstruir tu rostro (ya te he dicho muchas veces que se me borra tu cara de tanto pensarte).
Las cejas suaves. Tus ojos que miran (hay que ver cómo me miras...). Nariz una, dos orejas. Las succiono suavemente, en silencio. Pelo negro en cuarto creciente, caracolitos en la nuca. Llego al cuello, lo rodeo con mi lengua, sabe bien, a ti.
Y tu boca, siempre es lo que mejor recuerdo. En realidad no necesito pensarla, viene sola a buscarme. Tienes un diente que es mío.


Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.


ANTONIO GAMONEDA

(En éste no hay que cambiar nada)

12 comentarios:

Adúlter dijo...

Cuánta ternura...

(aunque ya sabes que a mí la realidad me gusta cruda) ;)

Sherezade dijo...

Dos grandes para describir algo grande.

Me encantó tu dibujo.

desconvencida dijo...

Que bonito post, princesa... has escogido bien las palabras de otros para que hablen por ti :)

NoSurrender dijo...

Luis Alberto de Cuenca me trae recuerdos hermosos de insomnio, y de noches extrañas y mágicas hace casi veinte años, en Radio 3.

Gracias :)

Olvido dijo...

Cómo me gusta venir por aquí. Tienes siempre una pequeña 'vuelta de tuerca' que provoca una sonrisa acre.
Un beso princesa

Mariano dijo...

Me gustan los post en los que más que comentar me siento a contemplar. Este es uno de ellos.
Besitos/azos.

princesadehojalata dijo...

Olvido! que bueno que viniste! Besos gordos. Echo de menos leerte en tu blog.

Adulter, cruda pero bañada en chocolate.. qué te parece?

Desconvencida, siempre acabo por encontrar lo que busco en la poesía. No sé qué es, pero lo encuentro.

Sherezade, nosurrender, si que son grandes. Qué bien cuentan lo sencillo, verdad?

Mariano, casi nos cruzamos...Una forma bonita de ser voyeur. Casi todo tienes que imaginarlo. ÁNIMO con el libro campeón!

Yumy dijo...

puffff qué bonito!

malvisto dijo...

.... cambiar, y hacer decir a otro lo que uno quere decir: claro, es como verse enjecere viendo a otros viejitos; es decir, que está muy bien esto de hacer cambios.

UnaExcusa dijo...

He leído este mensaje como diez veces. Nunca me gustó Luis Alberto de Cuenca, salvo cuando tú lo citas.
Cuida de esa suerte.

princesadehojalata dijo...

Gracias Yumi, me alegro de que te haya gustado el post.

Malvisto, me temo que no te he entendido...

Unaexcusa, vengo ahora de tu blog, un abrazo, más fuerte ahora que he leído tu último post. De Luis Alberto de Cuenca este es, sin duda, mi poema favorito. Me dice tan bien...

Alex dijo...

Es verdad eso que dices. El tiempo hace que olvides el rostro de las personas que más quieres. Decía C.S. Lewis que era la peor maldición. Y olvidar su voz, eso es terrible. Por esa razón, trataba de hacer que ella hablase mucho y llenase mis silencios. Necesitaba conservarla en mi memoria.