07 junio, 2007

Instrucciones para cocinar-te

Colocar los ingredientes previamente seleccionados (según el gusto de cada uno) sobre una superficie blanda, con cuidado. Empezar por probarlos uno a uno, deleitarse con su sabor, todavía sin mezclar, durante unos segundos. Deslizar la lengua por su piel, muy despacio, notando la textura cambiante y el sabor levemente ácido, también dulce. Exprimirlos en la boca, aplastarlos contra el paladar superior. Extraer su jugo. Coger con la mano izquierda el ingrediente A y soplar sobre él para enfriarlo. Con la otra mano mezclar los ingredientes B, C y D hasta conseguir una masa de aspecto homogéneo. Extender la mezcla y poner A en el centro. Envolver con ternura, ayudándose de todo el cuerpo. Cuando la mezcla esté a punto, llevar hasta la ebullición y dejar reposar unos minutos. Repetir el proceso y experimentar sus múltiples variantes.

Dejar esta nota bajo la almohada: He decidido que a partir de ahora lo único que te apetezca desayunar sea yo.

20 comentarios:

Pamplinas dijo...

Estupenda receta y muy útil.
Es curioso, precisamente el último post de mi blog está basado en'El Desayuno', un poema de Luis Alberto de Cuenca.
Un abrazo

desconvencida dijo...

Qué gracia, pamplinas, justo el post de princesa me ha recordado ese poema, y aquí vengo en plan "corta y pega" a ponérselo:

EL DESAYUNO

Me gustas cuando dices tonterías
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
"Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno."

s_gg dijo...

Te envío una sonrisa... (la que me ha sacado tu post).

princesadehojalata dijo...

Si, conocía el poema y me encanta, gracias por el apunte pamplinas y desconvencida. Supongo que la última frase se me quedó enganchada en alguna parte y tuvo que ver con la frase que le dejé bajo la almohada...
Sonrisas boomerang s_gg (alguna otra forma de llamarte?), hace un tiempo colgué la misma foto de Chema Madoz que acompaña al texto de tu último post, me gusta mucho ese fotógrafo.

Adúlter dijo...

Me gusta la receta...pero no sé si es de las que salen ;)

El detective amaestrado dijo...

La cocina como reflejo de lo que se cuece dentro de nosotros...

francisco aranguren dijo...

Te comería...Ese deseo extremo de desleir al otro en nosotros y hacerlo parte nuestra es la plenitud de la vida. Es el momento de ver la vida: "deja que mire el hondo clamor de tus entrañas".
Amar es vivir, amar es saber.
"Yo no quiero leer en los libros una verdad que poco a poco sube como un agua".
Y aquella tarde ya no leyeron más...

NoSurrender dijo...

no sólo de pan vive el hombre. Claro. ¿Miel o mermelada?

princesadehojalata dijo...

Para que la receta salga hay que saber que significa la palabra trancas, Adulter (¿es verdad que no te gusta que te manden besos? ¿y eso?).

Detective, dentro se cuece mucho y a temperaturas muy elevadas, más altas de lo que he transmitido, un poco por pudor, un poco por incapacidad...

"Dejaré los libros para abrazarte", lo que dices me ha recordado a esa frase de Raimon Pachi (totalmente contigo en lo de la escultura del encierro, me parece excesiva).

Miel para untarle con ella. Y comérmelo todo todito. Besos.

Adúlter dijo...

No, en un infundio fruto de un malentendido;). Lo que no me gusta es la obligatoriedad de saludar con besos --especialmente al aire. Ni los besos rituales de saludo que son sun versión electrónica.
Al contrario: me gustan tanto los besos (darlos y recibirlos, no por obligación, sino por gusto) que me sabe mal que se devalúen. :)

a-escena dijo...

Princesa, realmente parece que estás hasta las trancas pero totalmente, vaya. Yo te recomendaría que el chico/a destinatario de tu pasión no estuviera demasiado informado.

Angéline dijo...

Suena genialmente sugerente y aunque no desmerezco tu labor como creadora de recetas lo que realmente me llama la atención es que haya nota y ésta se quede bajo la almohada. Él o ella respondería con una nota en otro lugar de la casa y el espacio en el que viven se haría cómplice de ese diálogo. Cuánto me conoce y hasta dónde puede llegar.. podría pensar cualquiera de ellos y adivinar los movimientos del otro un día cualquiera. La nota en la chaqueta, en el paquete de tabaco, en el bolsillo pequeño de su bolso, en el marcador del libro. Ah.. princesiña, qué familiar me suena esto. Pero en otra vida. Un beso de fin de semana.

Anónimo dijo...

me estoy enamorando de ti

princesadehojalata dijo...

Uy lo que me ha dicho...

tarta de manzana dijo...

Querida Princesa es que en un programa de cocina con este tipo de platos tendrías más éxito que Arguiñano. Rico, rico...

francisco aranguren dijo...

Es tiempo de pensar ya en las Fiestas, pienso en cuánto me gustaría que mi chica me invitase a comer juntos en Rodero, o en el Europa. Por más que la cocina casera sea tan buena como la que tú preparas, en Fiestas no se guisa en casa...a la calle, con la fresquita (como dicen por aquí). La cocina del amor se echa a la calle en el verano, para volver de madrugada al segundo ensanche. Besos.

princesadehojalata dijo...

Si Francisco, ya falta menos...Tienes razón, los sanfermines se vivirán en la calle, si el tiempo lo permite. Habrá brindis y si es en el Amóstegui mejor que mejor.

Besos Tarta (eres mi tarta preferida).

tarta de manzana dijo...

Tú también eres mi princesa favorita. Por cierto, ¿a qué monarquía perteneces? Es sólo para hacerme tu súbdito.

TALK TONIGHT dijo...

Qué bueno!!! la verdad es que es el típico post que concluye con la sonrisa del que lo lee...
Sorprendido me hallo por haber encontrado tu blog, enhorabuena me gustó mucho!!!

princesadehojalata dijo...

Gracias talk tonight, me alegro de que el post te haya gustado. Bienvenido.