31 mayo, 2010

A todos los náufragos

No hay certezas detrás de tanta espera.

Náufragos que pobláis cualquiera de las islas
de este mar de silencio, transcurridos los años,
admitid de una vez que habéis sido olvidados.

Quizá pasaron barcos o pudieron ser sueños.
Escuchasteis canciones hechas de blanca espuma
que venían de lejos a embriagar los sentidos.

No miréis más el agua. El mar no es salvación,
sino vuestra locura. Las olas nada ofrecen.
Perdida ya la fe, no miréis más al mar.

Dirigid vuestros pasos sin dudar tierra adentro,
sin añorar más suerte. Dominad vuestras islas,
preparad la cosecha y recibid los frutos.

Levantad vuestra casa sobre firmes cimientos,
como si en ella hubierais de estar hasta la muerte,
esperada visita que arribará a la costa.

Cercioraos de estar completamente solos
y ordenad la soledad sin rabia o desaliento,
como si nadie hubiera de encontraros jamás.


Hoy que arrastro un cansancio de náufrago me siento más que nunca este poema que meto en una botella y lanzo al mar con la esperanza de que nadie venga a salvarme.

17 comentarios:

troyana dijo...

Un poema precioso que interpreto encierra una verdad casi incuestionable:dentro-no fuera-están las respuestas,la salvación,la satisfacción tras la espera.Nadie,nada de fuera nos traerá esa felicidad que no llega,que se hace esperar siempre cuando no es por un motivo,por otro.Reconciliarnos con nuestra soledad,sin rabia o desaliento,es una tarea tan complicada como necesaria,una premisa sin la cual no sé si es incluso concebicle la felicidad compartida.
bs

MK dijo...

Aquí al habla una naufraga vocacional.
Se está bién .
I "Wilson" no es tan mala compañía..poco hablador , eso sí ...pero se hace querer .De hecho se le acaba cogiendo cariño a cualquier cosa sencilla .
Desde la soledad fortalecida del naufrago todo se ve desde otro prisma y llegas a la conclusión
que sólo naufragas de verdad cuando te pierdes a tí mismo.

...pero se echan de menos a veces las cañitas con los amigos ...

Angéline dijo...

Yo sería la voz subversiva que diría desde la otra orilla "¡No le hagáis caso, nadie os olvida! ¡Mirad el horizonte esperando ver la bandera, la señal, si no hay ilusión no hay nada, pensad que tras un día duro de cansancio puede haber unas manos que deshagan poco a poco hasta el mínimo nudo en la piel!"

Me queda a huevo porque ayer ví esa escena en una película. "Ah, eres de Nueva York (dice el masajista, que por cierto, es ciego), sí, ¿cómo lo sabes? (dice la chica). Bueno, (le dice pasando los dedos con pericia por su espalda), aquí tienes el cláxon de un taxi que perdiste, aquí.." y le va enumerando las cosas que cree que pueden haberle dejado tan tensa. Un buen masaje, Princesiña. Lo recomiendo con los ojos tapados (de ambos). Besos

princesadehojalata dijo...

Lo que está claro es que escribo este blog para encontrarme con gente como vosotras. Vaya trío de sabias.

(Tranquila hadiña, es un cansancio feliz, de mirar hacia adentro y esas cosas)

En el silencio de la soledad a veces se escuchan cosas sorprendentes.

troyana dijo...

Por favor,Angeline:¿qué película es ésa que mencionas,que la quiero ver?
(Halagada y agradecida por la parte que me toca)
bs

Angéline dijo...

Para Troyana: "A primera vista", la he visto online en esta página: http://www.peliculas21.com/a-primera-vista/

Está basada en un hecho real, uno de los casos del doctor Oliver Sacks (me pone los pelos de punta pero me encanta leerlo). Me gusta mucho cómo es el protagonista, el masajista ciego, lo que piensa y cómo lleva todo el tema hasta el final. Y está de acuerdo con tu comentario y el de MK. Lo dice en los últimos minutos de la película (la acabo de terminar).

A Princesa: Ya lo sabía (lo de que era un cansancio feliz. ¿No es maravilloso, que incluso el cansancio pueda ser feliz?)

Los viajes que no hice dijo...

Yo estoy naufragando.
Pero ya no espero un barco que me rescate.

vagamontañas dijo...

NO creo en el naufragio... a no ser que encontrar tu mundo de hojalata desde mi mundo de hielo sea un signo de naufragio...

Mil besos cálidos de nieve :-)

Gabriel Ramírez dijo...

Holaaaa.
He modificado todo el conjunto de los blogs. Como tienes el enlace antiguo no actualiza en tu lista de enlaces. Ahora es www.lavidadelreves.es
Un saludo. Espero que te guste el nuevo diseño.
Un abrazo.

princesadehojalata dijo...

Si que lo es hadiña :) (10 días para vernos!!)

Viajes, creo que el rescate llega cuando uno deja de esperarlo. Algo así (spoiler o puede que falso spoiler) les pasó a los de Lost, no?

Vagamontañas! qué ilusión vuestra visita, desde tan alto donde es imposible naufragar... Feliz cumpleaños por cierto :)

Gabriel, tiempo sin saber de ti, gracias por venir a mi mundo. Besos.

Fructus dijo...

Bellísimo, sobrio y rotundo. Descorazonador. Pero entre tanta jungla vacía cómo no construirte tu modesta isla de lecturas naufragadas y hábitos sencillos. Lo malo es que también se salvan en ella tus pequeños monstruos familiares, tu soledad y tu miedo.
Gracias por el poema, pero creo que me abstendré de la peli que aconseja Angeline, últimamente lo romántico sólo me produce arcada y sarpullido. A veces leer en la noche los blogs de todos vosotros es una isla maravillosa.

innes dijo...

¡Gracias!

Cucaracho dijo...

bon dia!

princesadehojalata dijo...

Pues sí Fructus, a mí una vez me salvó de naufragar un libro, Pieza en fuga. No sé por qué pero cuando lo terminé me sentí a salvo y en paz. Entendí cosas, me ayudó.

Innes, a ti, a ti :)

Bon día y bienvenido Cucaracho. Cuando quieras me cuentas algo más.

alex dijo...

La recompensa de todo náufrago es una playa infinita, una choza de bambú lo suficientemente confortable y un tipo llamado Viernes (o Wilson) para contarle como era antes con la seguridad de que nunca te entenderá.

Kim dijo...

Me ha gustado más tu último párrafo que la poesía completa.
Que me perdone Irene.

princesadehojalata dijo...

Como me gustan tus exageraciones Kim :)

Alex, qué decirte que no te haya enviado ya en una botella...