18 diciembre, 2006

Apetitos desordenados

Estoy buscando en el frigorífico algo para comer pero hoy sólo me apeteces tú.

18 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

híncale el diente, seguro que está apetitoso

princesadehojalata dijo...

Sus besos están riquísimos ;)

pies diminutos dijo...

No sé hable más, a comer, princesita! Seguro que él espera ansiosamente ser devorado, ;-)

Angéline dijo...

Yo no me lo pensaría. Bon appétit.. Besos

Gatito viejo dijo...

¡Menuda manifestación de amor y deseo!
Felices Fiestas, Princesa. Un abrazo

francisco aranguren dijo...

Tampoco estaría mal ser comido ¿no? Felices fiestas.

innes dijo...

Hola, Princesa. Por cuestiones personales y que no vienen al caso, me he visto obligada a restringir el acceso a mi blog (perdón por el ego). Ahora sólo podrán leerme los invitados, y no quería dejarte fuera de ellos. Pero necesito una dirección de correo electrónico para tomarte de la mano e invitarte a pasar, y veo que no la tienes en tu página; por favor, me encantaría que me la enviaras como quien llama al timbre, y así yo sabré que estás ahí y podré abrirte la puerta.

perroasirio@yahoo.es

P.S: Por supuesto, es opcional, como casi todo en esta vida. Un beso, guapa.

Balcius dijo...

Ah, conozco esa sensación..

princesadehojalata dijo...

Detective, Pies, Angéline, Gatito, Patxi, Innes (mail enviado), Balcius, quisiera mandaros saludos pero...sólo me salen besos! (estoy llena de ellos). Así que, eso, besos para todos y felices fiestas.

La lentitud dijo...

Besos Princesa. Apróvecha. Sé feliz estos días.

princesadehojalata dijo...

Estos y todos los que pueda. Te deseo lo mismo, Lentitud.
Besos.

Tritacora dijo...

La felicito por sus sibariticos apetitos, milady; al tiempo que me congratulo por hallarla, tambien, afiliada al Club de los Dalinistas.

Goza usted de un muy envidiable y saludable publico, porque a Dali nunca termino de entendersele su hiperbolica alusion del enamoramiento, el dia que nos hiciera participes de su bella concepcion con aquel arrebatador:

"El canibalismo es la mas sublime expresion de amor"

Mis deseos de Paz, Salud e Imaginacion, para todos ustedes.

princesadehojalata dijo...

Felices fiestas mylord, sin conocer esa frase, siempre he sido muy de Dalí. Besos.

olvido dijo...

Algún refrán decía:"hambre que espera hartura, no es hambre pura".
Buena digestión princesa;-)(y no lo digo precisamente por el posble festín navideño)
Un beso

angel dijo...

Por que será que me ha recordado a los maravillosos platos de la cocina canibal del genial Topor.
No tengo mas que decir que...... ¡¡aproveche princesa!! y cuidado con los atracones.
besos felices

princesadehojalata dijo...

Un beso Olvido!

Ángel, me encantan tus dedos paseantes.

princesadehojalata dijo...

Y aquí os dejo dos apetitos desordenados de Luis A. de Cuenca:

EL DESAYUNO

Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

EL FANTASMA

Cómeme y, con mi cuerpo en tu boca,
hazte mucho más grande
o infinitamente más pequeña.
Envuélveme en tu pecho.
Bésame.
Pero nunca me digas la verdad.
Nunca me digas: «Estoy muerta.
no abrazas más que un sueño»

princesadehojalata dijo...

y otro más (este hombre es buenísimo!)

BEBÉTELA

Dile cosas bonitas a tu novia:
«Tienes un cuerpo de reloj de arena
y un alma de película de Hawks.»
Díselo muy bajito, con tus labios
pegados a su oreja, sin que nadie
pueda escuchar lo que le estás diciendo
(a saber, que sus piernas son cohetes
dirigidos al centro de la tierra,
o que sus senos son la madriguera
de un cangrejo de mar, o que su espalda
es plata viva) . Y cuando se lo crea
y comience a licuarse entre tus brazos,
no dudes ni un segundo:
bébetela.