22 marzo, 2006

Colgado en Artium

"Prefiero ser amado a ser famoso. Para mí eres más bella que la fortuna y los honores. Anda, tira mis pinceles, quema estos bocetos. Me he equivocado. Mi vocación es amarte. No soy pintor, soy enamorado."

De Poussin a Gillette

Ayer tuve la oportunidad de visitar el museo Artium de Vitoria. A mi me gusta ir a los museos a leer. Leo las frases que escriben en las paredes (como ésta) y también leo los cuadernos que dejan para que el visitante se exprese. Y vaya si se expresa. Y con mucho arte. Como aquel que dijo: Estáis frente a una mujer y buscais un cuadro. ¿Dónde está el arte? Perdido, desaparecido..

21 comentarios:

Balcius dijo...

Tanta palabra... y de pronto no tengo ya nada que añadir.


Plenitud.


Gracias por recordarme estas cosas. Lo necesitamos.

javazquez dijo...

Lo contrario de amar no es odiar sino separar. El amor es fusión con lo amado (mujer, hombre, arte, lectura, naturaleza...). La fusión es amplitud, extensión, añadido a lo que preexiste. Amando somos más grandes, nos hacemos más intensos. El drama personal surge cuando hay que elegir, porque elegir resta, la renuncia merma. Esas son las situaciones que me producen quemazón y angustia.
Por cierto ¿has probado leer en la penumbra de una antigua iglesia cuando está vacía?
Un abrazo.

princesadehojalata dijo...

Las dos frases/párrafos que abren y cierran el post son de Balzac, de su cuento "La obra maestra desconocida", a partir del cual en Artium han organizado una exposición temporal.
Yo también tengo esa sensación de plenitud después de leerlas : "...tira mis pinceles, quema mis bocetos...mi vocación es amarte...". Por favor!!! Hay algo más bello??

Xavie dijo...

Me gusta,
eso de leer en los museos.
Me gusta.

Un saludo
Xavie

francisco aranguren dijo...

Hay algo en esa frase de Poussin de desmedido. Ser famoso no es lo que quiere un pintor ¿o sí? Tira mis pinceles, quema esos bocetos...sí, es pasión. Mi vocación, para lo que he nacido. No me lo creo, sencillamente. Soy romántico y me encanta eso de tirar cosas o quemarlas, pero creo que la verdad aunque no suene tan bien, es más profunda. Dejarse llevar...maravilloso. Amar es estar parcheando una carretera...es labor de orfebre, no de artista. Es labor de peón caminero, que una y otra vez, rellena los agujeros del alma. ¿No es eso bello también?

Danae dijo...

Sí, Francisco, lo es.
Así lo veo yo, también.

princesadehojalata dijo...

Si, la frase es excesiva, comprendo que no os la creais, pero (ahora me toca defenderla) para un momento de arrebato, ¿no es genial?. Es verdad lo que dices Pachi, amar se parece a eso para mí también, pero hoy, esta noche, Pachi, Danae, dejad que me quede con la pasión. ¿Vale? Aunque sea mentira. Porque sea mentira (guiño). Algo así como el diálogo de Johnny Guitar (versión libre):
-Miénteme, dime que tu vocación es amarme.
-Mi vocación es amarte.
-Dime que no eres pintor, que eres enamorado.
-No soy pintor, soy enamorado.

Un abrazo arrebatado

princesadehojalata dijo...

Xavié, te espero en Brooklyn a partir de mañana. Llevaré un cuaderno rojo en la solapa.
Un abrazo.

Balcius dijo...

A quien amas le ofreces el cuello desnudo para el sacrificio.

Por supuesto, en lugar de la cuchilla te encuentras sus labios.

La pasión, el holocausto de todo cuanto tenemos y queremos, en muestra suprema de confianza. A mí en absoluto me parece una frase desmedida, me parece la única posible. Yo creí también a Rodín.

No creí que hubiera nada que comentar en la frase, creo que pertenezco al mundo ingenuo de la que salió.
Ardieron mis instrumentos de gloria, que ya no quiero perseguir. Yo sí me encontré una cuchilla.

la lentitud... dijo...

Hay dos frases que al leer las frases que nos ha traido Princesa y las que después han originado aquí, no sé por qué me han asaltado y he recuperado no me acuerdo de dónde. Puede que queden un tanto pedantes y que no tengan mucho que ver con lo tratado, o quizá si.

"El amor como la niebla, memoria del sueño, sueño de la memoria".

"La pasión es un vidrio roto que acaricia".

A veces puede resultar apasionante saber jugar con la cuchilla.

badly drawn girl dijo...

"Prefiero ser amado a ser famoso"
No tendríamos que elegir entre dos cosas tan dispares. ¿Ser famoso? no se lo deseo a nadie. Ser reconocido por los que te importan, eso sí.
Y por supuesto, prefiero ser amada por encima de todas las cosas.
Respecto a que amar es un trabajo de orfebre, estoy de acuerdo. Es la cvreación miniciusa que siempre se ha de cuidar, porque está viva.

la lentitud... dijo...

Princesa,
tu versión libre del diálogo de "Johnny Guitar" está muy bien, pero creo que el diálogo original (más o menos y si la memoria no me falla) viene mejor a colación aquí:

"-Prometeme que vas a decir lo que yo te diga
- Lo prometo.
- Dime que me quieres aunque sea mentira.
- Te quiero."

Quizá en el fondo solo se trate de eso.

Para mi el trabajo de orfebre poco o nada tiene que ver con la pasión y el amar. A no ser que pensemos que para que perduren tanto una como otra, el mimo y cuidado del artesano es imprescindible. Yo creo que ese deseo pertenece más al sueño de un amor perdurable en el tiempo y como tal deseo es como la niebla: sueño y memoria, y para mi, contradictorio con la pulsión desbordada y muchas veces ciega a la que nos conduce la pasión y el amar.

¡Oh cielos, he puesto a sonar la canción de la película "Johnny Guitar"! El rostro duro y glacial de Joan Crawford cuando en la semipenumbra de la cocina del saloon escucha la guitarra, parece que por un momento se rompa la dureza y frialdad al abrirse al recuerdo. Pero... sólo es un momento, luego viene el diálogo de promesa y el "te quiero".

Anónimo dijo...

Princesa, a mi la frase me parece una hermosura.

Besotes

Gatito viejo dijo...

Me ha gustado mucho la frase. Creo que es muy bella.
La pasión es un sentimiento desbordado, sublime. No se puede fingir, improvisar ni alcanzar voluntariamente. Uno puede tener varias opciones: dejarse llevar,abandonarse a ella o reprimila,ignorarla, negarla. Posturas legítimas en ambos casos, según lo que cada uno quiera hacer con su vida, o lo que pueda, según su carácter. Desde mi punto de vista lo loable es ser valiente y dejarse llevar por la pasión porque hace que tu vida cobre mayor sentido, salga de la rutina en busca de sensaciones nuevas. En última instancia es una forma de sentirse vivo. Una actitud ante la vida.
También creo que es algo meramente temporal. Nadie puede vivir mucho tiempo una pasión (sea del tipo que sea). Me parece algo efímero. Tiene un tiempo finito porque la propia evolución de la persona así lo impone.
Pero mientras dura es impresionante. Sentirse apasionad@ es tocar las estrellas con los dedos, es creer que todo se ha alcanzado, que un@ está lleno, es experimentar sensaciones no explicables con palabras.
Princesadehojalata, me gustó mucho tu afición por leer todo lo que encuentras en los museos, es una buena pasión.
Saludos

Balcius dijo...

La pasión no tiene porqué ser efímera. Lo que nos hace dar de bruces en el suelo no es el fin de la pasión (normalmente queda aun de sobra y la usamos para alimentar resentimientos), sino errores que nos hacen resbalar de ese paseo por las estrellas del que hablas, que sesga nuestros hilos y nos hace títeres muertos de nuevo... Se puede vivir eternamente apasionado si se presta atención a los hilos, y no nos dejamos cercenar.

Pero no hablemos ya más de cuchillas, hablemos de Gillette (vaya).

princesadehojalata dijo...

Gatito, que bien expresas la sensación de sentirse apasionado... Para mí la gente apasionada, la que, digamos, tiende a la pasión y la encuentra facilmente en la vida cotidiana, gente con temple, con ilusión, es la gente que mueve el mundo. Los que más me gustan y con quien quiero estar.
Balcius, esos hilos de los que hablas me recuerdan mucho a la labor de orfebre de la que hablaba Francisco. A ver si al final vais a estar hablando de lo mismo...
Un beso (o dos) apasionado.

Balcius dijo...

Conozco a un orfebre: Gonzalo Torrente Ballester. Siempre ha escrito sin hilos, creo que le divierte ver al pelele desarticulado.

No, creo que hablamos de cosas distintas, aunque Francisco fundamentalmente tiene razón, y yo sólo juego.

Anónimo dijo...

Hola Princesa,

Aunque no tiene nada que ver con el debate ni con el artículo de tu blog, ayer leí una dedicatoria en un libro que me hizo pensar en ti, quizá por la frase que figura arriba de tu blog sobre la indiferencia que, gracias a Dios, no ejerces. Es una novela (L'enfant du peuple ancien) de un autor marroquí que se llama Anouar Benmalek. El libro trata del último superviviente de los aborígenes de la isla de Tasmania, que fueron exterminados por los ingleses en el siglo XIX. La dedicatoria dice así: "A Truganini, muerta el 8 de mayo de 1876, última representante de los Aborígenes de Tasmania, pueblo borrado de la faz de la tierra por un genocidio perfecto: sin memoria para las víctimas, sin orpobio para los asesinos."

Un besote

princesadehojalata dijo...

Hola usuario anónimo, me sorprende la conexión cerebral que te ha llevado a acordarte de mí al leer esa frase, pero bienvenida sea. Espero encontrar algún día ese blog que lanzaste a la red dentro de una botella. Un abrazo.

Balcius, si, mejor hablemos de Gillettes y no de cuchillas, que duelen menos y se pierde menos sangre. Me apunto lo de Torrente Ballester. Otro abrazo.

Alex dijo...

Supongo que depende de cada persona. Unos buscan la fama, otros el dinero, otros el reconocimiento. Sinceramente, siempre he creído que el amor es la única búsqueda que merece la pena. Si te quieren eres rico. Los servicios de un bar de carretera serían un palacio si ella está allí conmigo.

princesadehojalata dijo...

(comillas)

O sea, que totalmente de acuerdo.