13 octubre, 2005

Plastilina


Hay dos cosas que recuerdo de 3º de E.G.B.: Cuánto me apretaban las gomas de los calcetines marrones del uniforme y la semana en que cambié de pupitre.
Mi profesora tenía por costumbre castigar a una alumna cada semana. El primer día de clase colocó un pequeño pupitre pegado a un lateral de su mesa y nos explicó las reglas del juego. Aquella que molestara a sus compañeras dejaría su sitio y permanecería en el apéndice de su mesa durante, por lo menos, una semana.
Nunca una semana fue tan larga como la que ocupé ese pupitre.
Una semana de prisas y agobio a la salida de clase. Mi madre venía a buscarme con su coche todas las tardes. Mientras ella limpiaba los restos de nocilla de mi cara con su saliva, yo vigilaba la puerta del colegio y ese paso de cebra por el que en cualquier momento aparecería mi profesora. Dispuesta a contárselo todo.
¿Qué tal la clase, cariño? Bien, mamá, venga, arranca. Ella terminando el crucigrama, ajena a mi drama, preguntaba: Sustancia moldeable de colores que se utiliza como material educativo ¿Qué puede ser? Plastilina, mamá, plastilina, venga, vámonos. Y el ojo derecho en el paso de cebra. Así pasé la semana. Rezando para que no te enteraras, mamá. Y no lo hiciste. Mi profesora nunca cruzó el paso de cebra. Nunca te contó que estuve castigada. No supiste que durante unos días fui la peor de la clase. Nunca te lo dije, mamá. Los calcetines me apretaban.

5 comentarios:

El Alde dijo...

Me gusta mucho este relato que has escrito princesita, es muy ingenioso y está muy bien construido.

Un beso

princesadehojalata dijo...

Gracias por los ánimos Alde.
Un beso.

Balcius dijo...

Sabes... por más que lo intentaba, de niño nunca conseguí aceptar la saliva paterna como una muestra de cariño. Mi madre siempre usó agua, quizás debió limpiarme a lametones, siquiera acariciarme alguna vez..

Entonces ahora podría contarle algo.

Alex dijo...

El mayor pesar de mi infancia consitió en que mi madre no supiera nunca que su hijo era un trasto. No recuerdo si los calcetines me apretaban, pero sí que los pantalones cortos no me gustaban.

Comentaré cada uno de tus antiguos posteos. No sé si hago bien, pero hazte a la idea.

princesadehojalata dijo...

Haces bien. Gracias :)